viernes, 17 de febrero de 2012

Dimitir es de alemanes

Esta semana ha dimitido el presidente de Alemania (sí, tienen presidente) por sospechas de corrupción. El muy alemán, ha dimitido antes de ser juzgado, con la esperanza, dice, de demostrar su inocencia en un más que previsible juicio. No tiene ni idea, el pobre.

En España nuestros políticos saben mejor cómo gestionar cuando te acusan de cohecho impropio, tráfico de influencias, mangancia general... De hecho, hay varios estilos patentados:

1.- Estilo "Eva Perón"

El estilo "Eva Perón" es el populista, el de apoyarse en el pueblo. No importa si se demuestra que te ha tocado más la lotería que a ningún mortal conocido. No importa que hayas hecho faraónicas obras, estatua incluida, de ninguna utilidad. Lo importante es que la masa (no Hulk, el pueblo) te apoye. El ejemplo de este estilo es Fabra.

2.- Estilo "Hormigón armado"

El estilo "Hormigón armado" es cuando te acusan de, por ejemplo, cohecho impropio, salen a la luz unas grabaciones en las que hablas con un conocido chorizo, te juzgan y sales absuelto. En una serie de televisión, el capítulo termina cuando se escuchan las grabaciones y, avergonzado, el político de turno, no pudiendo soportar la vergüenza de lo escuchado, dimite. En la vida real, ese político no sólo no dimite, si no que, además, se escuda en la sentencia ignorando todo lo que sus votantes han escuchado, eso no importa, el jurado ha hablado. El ejemplo de este estilo es Camps.

3.- Estilo "La ley de los Ángeles"

Al estilo "la ley de los Ángeles" hay que agarrarse cuando el juez va y te condena. Lo que hay que hacer en esos casos es decir que la sentencia no es firme y de paso culpar a algún medio de comunicación de persecución o idolatría al diablo. Los compañeros de partido se acogerán, como si fueran abogados expertos, a decir que la sentencia no es firme. Nótese la diferencia entre cómo se habla de las sentencias cuando son absolutorias o condenatorias. Un caso local, el de Martín Serón.

4.- Estilo "Cara de póker"

El estilo "Cara de póker" se utiliza cuando el escándalo afecta a tanta gente y es de tal magnitud que tiene muy difícil defensa. Se usarán frases como "yo no estaba por aquél entonces" "desconocía lo que se estaba haciendo" o similares. También se podrá sacar provecho del tema diciendo que, en cuanto se detecto el fraude, fueron los mismos del partido los que lo pusieron en conocimiento de la justicia. Es muy importante, cuando el político tenga que hablar del caso, que ponga cara de extrema preocupación e ignorancia del tema. Andalucía, rica en escándalos y aceite de oliva, tiene el mejor ejemplo con el escándalo de los EREs de la Junta.


Todos estos estilos no son herméticos, es decir, se pueden mezclar a gusto del político corrupto o, en función de por donde vaya tu escándalo, saltar de uno a otro. Si va por sospecha, utilizaremos el "Eva Perón" si somos juzgados y absueltos legalmente, pero moralmente quedamos tocados, el "Hormigón armado", si somos juzgados y condenados, "La ley de los Angeles" y si el escándalo es escandaloso hasta para nosotros, el "Cara de póker"

Paralelamente, lanzaremos a la cara del partido contrario sus escándalos, lo que viene a denominarse "y tú más" con la esperanza de que lo tuyo quede difuminado por lo del otro. En ningún caso se adoptará el "modelo alemán", no vaya a ser que los votantes se acostumbren.

En resumen, creo que estamos mucho más avanzados en España con estos temas, es una pena, para el presidente alemán, que no haya tenido cerca a alguien que le hablara del "modelo español". Podría haber aguantado en su puesto hasta el fin del mundo. O más, si los mayas aciertan.