lunes, 6 de febrero de 2012

Siberia, Sevilla y S&P

Desde el miércoles, todas las televisiones nos amenazaban con una ola de frío siberiano. En Ávila igual les importa un pimiento, acostumbrados que están a pasarlas canutas, pero en Málaga el tema del frío nos lo tomamos muy a pecho.
Incluso antes de que llegara el frío propiamente dicho, los malagueños más aprensivos ya ponían cara de vivir en el polo norte y encogían el cuello de manera preventiva. El jueves resulta que estábamos a 16 grados, y claro, empezamos con el cachondeo.
Pero el viernes, el viernes sí que bajaron las temperaturas. Y del cachondeo, pasamos al lo que se denomina "acojone siberiano".
Gente paseando como si fuera el fin del mundo, madres forrando a sus hijos con toneladas de ropa, haciendo que los chavales tengan problemas en la espalda para toda la vida, chimeneas funcionando a todo trapo desde por la mañana, fumadores en la puerta de su lugar de trabajo intentando sacar un cigarro del paquete con los guantes puestos (ni de coña lo sacas).... ya no importaban ni las agencias de calificación ni el congreso socialista ni el homenaje a Fraga ni leches. Aquí lo que se escuchaba es "joder qué frío" y poco más. 
El asunto es que, en la costa, no se llegó ni a los cero grados y claro, en comparación con muchos lugares de España, más que ola de frío siberiano, aquí lo que teníamos es "fresquete". Vamos, que somos unos blandos.
Y es que se hace muy duro llamar a un conocido y decirle lo mal que lo estamos pasando, que estamos a seis grados y que te conteste que ellos, en Palencia, están a menos nueve. "Ya, pero es que aquí es más húmedo" era nuestra débil defensa. 
Por fortuna, el congreso socialista en Sevilla nos hizo olvidarnos del  mierdi-frío de la costa y centrarnos en lo importante. ¿Quién ganará? ¿Será Chacón? ¿Será Rubalcaba? ¿A qué hora juega el Málaga? ¿Seré yo, señor? ¿Seré yo?
Al final fue Rubalcaba,  y dos cosas llamaron la atención. La cara de póker de los perdedores en el congreso, especialmente Griñán, que debería sacar un libro titulado "Como cagarla a base de bien en cinco fáciles pasos",  y ver como dirigentes del PP que seguían el congreso, a cada cosa que decían o hacían los socialistas,   criticaban con frases con fundamento: "Mira la cara de Griñan, el muy sinvergüenza" "Ahí están todos los de los ERE y los de los GAL" "El congreso socialista está lleno de reptiles" Incluso algunos adjuntaban fotos de serpientes. 
En estos congresos se suelen decir bastantes barbaridades. Hace poco, en el congreso del PP en Málaga, Esperanza Oña gritaba a sus fieles "¡Vamos a cambiar las papelinas por papeletas!"refiriéndose al escándalo de los ERE en Andalucía en los que, entre otras miles de cosas, parece que se utilizó dinero para comprar droga. Estos congresos vienen a ser como un club de la comedia pero con bastante mala leche.
Y con el frío y con la política (el Málaga juega hoy en Granada) se pasó el fin de semana. A esta hora (14:30 del lunes) Ninguna agencia de calificación nos ha leído la cartilla ni los mayas han acertado sobre el fin del mundo. Pero el día es joven, eso sí.

P.D. Me equivoqué, este fin de semana rebajaron la calificación de un banco. El intenso frío que no me deja concentrarme. 

P.D. 2.- Sí, ya lo sé, pero aquí es más húmedo.