miércoles, 19 de diciembre de 2012

Manual para el fin del mundo.

El próximo viernes, no hay una hora fijada, el mundo tal y como lo conocemos desaparecerá. Los mayas no nos dijeron si la cosa vendrá en plan catástrofe cósmica, si serán los clásicos cuatro jinetes del apocalipsis, si sonarán trompetas o será con música de hip-hop. En cualquier caso, conviene estar preparados para una ocasión única.

Vestuario. Procuraremos llevar algo fresco y cómodo, si se tiene algo de lino es lo ideal. En caso de no tener prendas de lino, el algodón puede valer. En cuanto al color, los modistos apocalípticos insisten en que el blanco es lo suyo, el beige puede valer y cualquier prenda de Ágatha Ruiz es una provocación a los dioses mayas.

Trabajo. No hay, pero, si eres de los tres que aún tienen y el fin del mundo es por la mañana, no estaría de más llamar a la oficina para explicar que tienes lío y que igual no vuelves en toda la eternidad.

Prensa. Es el momento de ignorarla. Cualquier cosa que digan estará desactualizada una vez nos extingamos. Si coleccionas dvd´s de esos que regalan y encuentras un kioskero descreído que haya abierto, entonces sí se debe comprar.

Sexo. No es mala forma de acabar nuestro paso por aquí, el asunto es que tu pareja tenga ganas. Aunque pueda parecer mentira, a mucha gente el tema de perecer les causa una cierta ansiedad que inhibe sus apetitos sexuales. Si no tienes pareja, irla a buscar el último día es una forma lamentable de perder el tiempo. Practica el onanismo.

Reuniones de la comunidad de vecinos. Si toca, hay que ir para linchar al del tercero que siempre está dando por saco con que no pone un euro para arreglar la luz del ascensor. También se puede aprovechar el momento para confesar que eras quien abría al cartero comercial. Que se fastidien.

Deportes. Es muy probable que, tras la extinción de la humanidad, la liga de este año quede anulada.


Familia y amigos.
Se pueden hacer dos cosas. O una fiesta "fue bonito mientras duró" y extinguirse con los seres queridos mientras se monta una barbacoa o mandar un whatsapp genérico de esos que tienen mucha enjundia. Lo ideal es que sea genérico, porque si no, te pasas toda la extinción mandando mensajes con el teléfono y tampoco es plan.

Salud. No dejes de fumar, para unas pocas horas no merece la pena. Y engordas.

Por supuesto, estas son sólo unas pocas de la cantidad de cosas que se pueden hacer, cada uno tendrá que personalizar su extinción. Lo que estaría bien es que intentaramos extinguirnos ordenadamente, no todos a la vez. Por el tema de los atascos, más que nada.