martes, 11 de diciembre de 2012

Pasando.

En un reciente estudio llevado a cabo por qué mas dará, aparecen unas cifras sobre la juventud andaluza y la política muy curiosas. El 76% de los jóvenes pasan de política y a un 13% se la refanflinfla si estamos en un régimen democrático. Una vez hayamos salido a la calle a gritar asombrados por estas cifras y después de mesarnos los cabellos negando con la cabeza desesperanzados, igual hay que analizar un poco todo esto.

En Andalucía llevamos con los mismos políticos antes de que esta gente naciera, tanto en la Junta como en Málaga. Es cierto que han aparecido algunos políticos nuevos, pero más que nada casi por defunción de los anteriores, desde luego no porque tengan ideas innovadoras que ilusionen al electorado. Además, son jóvenes, no idiotas, y no hay que ser muy avispado para ver que, si en Madrid manda tu partido, da igual lo que digan o hagan que estará bien hecho y, si mandan los otros, serán la ruina del país.

Si a la política plana que llevamos sufriendo décadas sumamos el carrusel de escándalos políticos que surgen cada dieciséis minutos, la incapacidad de consenso para cualquier cosa si eres del otro partido, el entender el cargo político como un negocio en el que mantenerse eternamente, la pelea de cuatro años para intentar que el día de las elecciones te vaya bien y lo agitamos con un futuro negro negrísimo para poder encontrar trabajo, lo asombroso no es que el 76% de los jóvenes pasen de la política, lo realmente asombroso es que haya un 23% que se muestren interesados o muy interesados en ella.

Ahora que se habla tanto de recuperar la dignidad en la política, y a la vista de estudios como este, la clase política, en general, debería tener un mínimo de raza y pensar que si los adultos los consideran como un problema en vez de como una solución y los jóvenes no quieren saber nada de sus historias, o giran en sus maneras o se quedarán sin votantes, sólo tendrán fans que son de este partido o del otro hagan lo que hagan, exactamente igual que el hincha de un equipo de fútbol.