lunes, 4 de febrero de 2013

El "método Rajoy"

El presidente de este mi país, si no es el tuyo felicidades, hoy ha inventado una nueva justificación. Cuando le han preguntado por los papeles publicados sobre alegres movimientos de dinero en su partido ha dicho: "Todo es falso, excepto lo que sí es cierto pero, en resumen, todo es absolutamente falso".

Dejando a un lado el fondo del asunto, mi presidente acaba de abrir un nuevo horizonte en las excusas. A partir de hoy, si metemos la pata, y utilizando el "método Rajoy", tenemos muchas posibilidades de salir bien parados. Veamos algunos ejemplos.

ASESINOS EN SERIE: Si os pillan, la frase a utilizar es "Todo es falso, excepto algunos de esos muertos que sí son míos, pero, en resumen, todo es absolutamente falso" Aprovechen el momento de despiste de la policía analizando la frase para correr.

INFIELES: Si vuestra pareja os enseña pruebas de vuestras aventurillas, mirando los papeles decid "Todo es falso, excepto lo que sí es cierto, pero, en resumen, todo es absolutamente falso, mi amor" Es importante terminar con "mi amor" y estar a una distancia prudencial del presunto/a cornudo. Por si no entra en razón.

FUTBOLISTAS: es evidente que, cuando cometéis falta, los árbitros ya no os creen con lo de levantar los brazos. El nuevo truco es, pasando el brazo por encima del hombro del árbitro, susurrarle "Todo es falso, excepto esa pequeña marquita de mi bota en la pierna de ese señor, pero, en resumen, todo es absolutamente falso, y no es falta"

CORRUPTOS: ya sabéis, un abrazo.

Y así para cualquier problema que os pueda surgir en la vida. Desde el "lo siento, me he equivocado, no lo volveré a hacer, de nuestro monarca, no habíamos evolucionado tanto en el ámbito de las excusas. Hoy es un gran día que recordaremos con cariño.

También ha dicho que vamos mejor, pero que aún no nos hemos dado cuenta. Voy a fijarme, a ver si caigo y mejora el día.