martes, 8 de mayo de 2012

Cuento de la lechera (adaptación libre)

Hace mucho tiempo, en una granja rodeada de animales, vivía la joven Elisa. Una mañana de verano se despertó antes de lo acostumbrado.
¡Felicidades, Elisa! - le dijo su madre -. Espero que hoy las vacas den mucha leche porque luego irás a venderla al pueblo y todo el dinero que te den por ella será para ti. Ese será mi regalo de cumpleaños.


En 2009, Caja Madrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja de La Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia se fusionan y nace Bankia.

Ella que nunca había tenido dinero, iba a ser la dueña de todo lo que le dieran por la leche. ¡Y por si fuera poco, parecía que las vacas se habían puesto también de acuerdo en felicitarla, porque aquel día daban más leche que nunca!

Con esta 'fusión fría' formaron el tercer grupo por activos de España, 339.021 millones en 2009. Un "gigante" en la banca española

Cuando tuvo un cántaro grande lleno hasta arriba de rica leche, la lechera se puso en camino. Había empezado a calcular lo que le darían por la leche. Ya se imaginaba Elisa vendiendo su leche en el mercado y comprándose vestidos, zapatos y otras cosas. Estaba tan contenta con sus fantasías que tropezó y el cántaro se rompió.
¡Adiós a mis sueños de tener una granja! No sólo he perdido la leche sino que el cántaro se ha roto. ¿Qué le voy a decir a mi madre? ¡Todo esto me está bien empleado por ser tan fantasiosa!


En 2012 Bankia peta. El "cántaro" de Bankia nació fastidiado. Sus balances están lastrados por activos inmobiliarios depreciados por importe de casi 32.000 millones. Rodrigo Rato dimite como presidente de la entidad.

Elisa aprendió mucho ese día y a partir de entonces tuvo cuidado cuando su madre la mandaba al mercado.

El Gobierno rescatará a Bankia, le inyectará entre siete y diez mil millones de euros. Así no aprenderán nunca.